Jan 152012
 
tristan tzara

tristan tzara

 

Por Abril L. Echevarria

Niram Art Nº 1 – 2, 2012

Amenaza Diego Vadillo López con una nueva novela que, a tenor del título, todo parece indicar que transitará por los mismos derroteros que sus anteriores incursiones novelísticas.

El singular escritor ha dado cabida en esta ocasión en su nueva obra de próxima publicación nada menos que a Tristán Tzara, de ahí el juego lingüístico, marca del autor, que supone el título, a medio camino entre el apellido del universal dadaísta y de la famosa y multinacional cadena de almacenes obrados por Amancio Ortega (ZARA).
Por lo que he podido saber Diego no ha abdicado de los principios narrativos que en otras obras llevó a gala: no renunciar a presentar las facetas más arduas de la existencia, sin dejar por ello de hacerlo de una manera entre lírica y humorística, todo envuelto en una atmósfera de encantador surrealismo. En fin, supongo que ahora habrá más dadaísmo…

El pasado 17 de diciembre del extinto 2011, la novela a la que nos referimos obtuvo el Premio Niram Art, bueno, en realidad fue el manuscrito de la misma el que obtuvo tal reconocimiento, pues la Editorial Niram Art en los premios que otorga anualmente tiene una categoría (Manuscrito) en la que selecciona un texto novelístico inédito por el que apostar editorialmente en un futuro.

Tristan Tzara visto por Man RayDiego Vadillo en más de una ocasión afirmó que tenía la intención de cerrar la trilogía que iniciara con «Voz arrojada al vacío» (2005), y según declaró tras la entrega de los Premios Niram Art III, «De compras en Tzara» por fin sería el colofón al proyecto novelístico que iniciara hace seis años y medio. Pero la cosa no quedó ahí, pues apuntó que al no quedar la novela cerrada a cal y canto, pudiera ser que lo que quería ser una trilogía acabara en pentalogía…

En cualquier caso seguiremos la pista de este peculiar narrador que ya ha aportado a la Editorial Niram Art sugerentes textos ensayísticos como «Gómez de la Serna era trotskista», «Lirismos de lo horizontal» o «La Bolsa o la Lira».