Sep 122014
 

Página de la autora

Emilia Pereyra

Un buen día, Dios camina por una congestionada calle de Estados Unidos y sufre una profunda conmoción al percibir el abigarrado entorno y las conductas de la gente.

Decide entonces iniciar un periplo por diversos lugares de la tierra y contempla episodios estremecedores que lo enfrentan con las acciones provocadoras del Diablo, de otros íncubos y de humanos perversos.

Dios se encuentra con Silvio Berlusconi, Barack Obama, la Reina Isabel de Inglaterra, la princesa Diana, Nelson Mandela, la madre Teresa de Calcuta, Shakespeare, García Márquez, terroristas de Eta, San Agustín de Hipona, Bernard Madoff y otras personas conocidas y desconocidas vivas o muertas.

Atribulado y decepcionado porque la humanidad no se comporta conforme a sus designios, Dios destruye el universo y cualquier forma de existencia.

No obstante, al final de la novela el omnímodo da otra demostración de su poder.