Sep 082014
 

Prólogo

por Antonio Fernández García

Profesor Titular – Facultad de Bellas Artes
Universidad Complutense de Madrid

Courageless de Iván MIEDHO

1. Preámbulo

      No es -no ha sido-, demasiado frecuente, viniendo de entre los numerosos alumnos con los que he convivido durante mi ya larga docencia en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, la solicitud de escritos de presentación para catálogo de unas primeras exposiciones individuales -aunque las ha habido en número no desdeñable- pero, en general, las expresiones escritas a las que siempre he procurado responder han girado alrededor del hecho académico: cartas de presentación para una beca o un trabajo, concurso, etc., escritos para un catálogo, informes de apoyo sobre un proyecto, y algún otro de similar índole, incluyendo en ello los escritos para catálogos o publicaciones relacionadas con exposiciones colectivas de grupos, generalmente de una clase, curso, facultad, etc.
      El período de tiempo en que se producen estas peticiones solía –suele- coincidir con el curso académico o con sus postrimerías, y los motivos se circunscriben a la solicitud de admisión en un programa de máster, doctorado, una universidad, solicitud de becas de postgrado, colaboración, o admisión a un grupo de investigación, etc., aunque también a algunos organismos o entidades que subvencionan la creación artística y/o la presencia temporal en lugares o centros en los que se puede participar en programas de creación y formulación de proyectos que engloban casi todas las manifestaciones artísticas actuales.
      Así, lo más frecuente es no encontrarse con solicitudes sencillas y de breve organización a un sólo idioma, en su redacción y respuesta, como tampoco el que se disponga de un tiempo demasiado amplio para hacerlo pues, ineludiblemente, la necesidad de las personas que demandan tu apoyo lo precisan cuando más agobiados estamos con los trabajos del curso –clases, lecturas y correcciones de trabajos y exámenes, cierres de informes, asistencia a juntas, evaluaciones, tribunales, etc. A ello hay que sumar los innumerables requerimientos que se han ido introduciendo en la vida académica universitaria, y que poco o nada tiene que ver con la principal y más importante misión que tiene un profesor –la formación de sus alumnos en condiciones adecuadas de medios, estímulos y circunstancias, similar a la suya propia en cuanto a nuevos conocimientos, métodos y actitudes-, o debiera, pues parece que el propio sistema trabaje activamente para que eso no sea posible, pues también suelen coincidir con los períodos de mayor agobio antes aludidos.
      Por principio, y para mi, ninguna solicitud de este tipo es desdeñable. Quienquiera que acude a ti te conoce o se ha informado de tu modo de ser y hacer las cosas y a qué te comprometes, de ello que en más de una ocasión me hayan dado las dos o las tres de la madrugada cerrando alguna carta o informe que, aun teniendo clase o examen a primera hora de la mañana siguiente, no he dudado en terminar a tiempo para su entrega por parte de la persona interesada. Con todo, no es un hecho extraordinario en la vida de cualquier profesor de universidad al que se debe atender de buen grado y, en mi opinión, haciéndolo de la mejor manera posible, veraz y precisa, respetuosa con los méritos de quien lo pide y con los de los otros posibles candidatos.
      De estas circunstancias, a veces, surgen colaboraciones posteriores en el ámbito del aula, en equipos o grupos de trabajo o de investigación, y con cierta frecuencia, de trabajo en común como docentes, compañeros en el mismo departamento o en otros de la misma facultad o de otra de una universidad diferente; y de los más atentos -al comunicarte resultados, logros y progresos-, llega la satisfacción singular y la de haber correspondido a las personas e instituciones de quienes o de las cuales recibiste en su momento el apoyo y comprensión que contribuyó a tu propio desarrollo y formación, cooperando con ello a la pervivencia de un sistema de becas y ayudas hoy en serio peligro de cambio a peor.
 2. Iván del Hoyo Bascuñana
Grupo D-1. Proyectos II (Área de Dibujo). Curso 2008-2009. 5º año de Licenciatura en Bellas Artes. Plan del 2000
      Pero sí constituye un hecho singular e infrecuente el que seis años después de su paso por el grupo de docencia del que era el único responsable me llegue una invitación de colaboración en un proyecto complejo en desarrollo, pleno de interés creativo en su simbolismo y connotaciones, de resultados ya contrastados que han merecido el reconocimiento y atención de personas e instituciones, y con más componentes expresivos y sensibles que los que remiten a la creación plástica tradicional en Bellas Artes en su expresión, fondo y forma.
      En un mensaje de 21 de marzo de 2014, Iván del Hoyo me proponía redactar un prólogo para una publicación que definía como “… un libro de reflexiones y ensayo sobre arte.”, en el que se incluirían las imágenes de un reciente trabajo, expuesto durante la V Semana Gótica de Madrid -que tuvo lugar el mes de noviembre de 2013-, acogiendo el I Salón Neo-simbolista en el Museo de Arte y Tradiciones Populares de la Universidad Autónoma de Madrid, La Corrala. Expresadas mis dudas, objeciones y limitaciones, mis reservas se disiparon al conocer la naturaleza de lo que me atrajo como desafío personal y, aún más que eso, la confianza y la franqueza mostrada por Iván del Hoyo en su modo de exponérmelo.
      Probablemente, uno de los principales motivos de aceptar la colaboración –para mi un honor, como así le dije- fuese el que no se trataba ya de un escrito al estilo de los que menciono al principio. Iván del Hoyo (Iván MIEDHO) es un creador multidisciplinar que a modo de red neuronal abarca varias manifestaciones artísticas, consiguiendo que los conceptos que sustentan sus creaciones transmitan coherencia a una trayectoria en crecimiento y expansión, ofreciendo una imagen sólida, con exposiciones, premios y publicaciones –suyas y sobre él y su obra-, y con una preocupación constante en su vida como persona y como creador, por la educación, la cultura y el arte. Sin embargo, como también le dije, el atractivo del reto era personal, y a ello respondería desde el hecho común: mi trayectoria como docente y no como escritor o como crítico, sin renunciar, por supuesto, al rigor formal en la expresión, la construcción y el sentido, los datos y las citas.
2.1. Proyectos
      “Proyectos” es el nombre de una asignatura que en el Plan de Estudios de la Licenciatura en Bellas Artes de la UCM del Año 2000 sustituyó a las dos1 en que se había dividido una materia de último año clásica en los estudios de Bellas Artes –Dibujo del Natural y Fisiología de Movimiento, denominación presente ya en el Plan de 1941 (con alguna variación en su denominación original)- y suprimida en amplitud y presencia una vez extinguido el plan en 2014, pues también se cursaba en cuarto. Esa denominación sobrevive en el Grado en Bellas Artes, vergonzante “licenciatura” de cuatro años que deteriora una formación trufada de carencias ya en el plan de estudios anterior con el endeble pretexto de las “salidas profesionales”, entre otros tan discutibles de similar naturaleza.
      Lo singular de la adopción de ese nombre en el ámbito de las facultades de Bellas Artes, en las materias tradicionales (Dibujo, Pintura, Escultura) fue que con ello se introducía la creación planificada, en detrimento de la creación inspirada -¿pasional y libre?- sin que los “guardianes de las esencias” –controladores de dirección y otros puestos directivos- entrasen a debatir en profundidad qué implicaba esa adopción, apropiada y tradicional en el Diseño, la Arquitectura y la Ingeniería, áreas profesionales y creativas en las que la función condiciona lo artístico.
      Así, los proyectos de la Licenciatura en Bellas Artes, en cuanto “proyectos artísticos” podrían tratar o tener como objeto cualquier manifestación o expresión del arte actual, con la salvedad de que, como materia de formación, debería conjugar la creación personal (el objeto o tema del proyecto) con la asunción de un método que implicase la búsqueda de documentación, el análisis, los esbozos, la redacción de informes, presupuesto/s, el proyecto formal y, desde luego, la creación del objeto o tema sobre el que trataría el proyecto. El profesor no impone un tema y cada alumno, al elegir el suyo, está, implícitamente, asumiendo lo singular de la trayectoria que le marca su elección, pues ésta condicionará la redacción y los contenidos de su proyecto (documento) como plan que facilite la comprensión de su propuesta; la obligación de presentar el objeto del proyecto –de ser posible en su realidad o por medio de maquetas o similares- se propone como una concesión a la enseñanza tradicional de Bellas Artes, no siendo lo más importante.
      En ello, la práctica de la palabra escrita, los argumentos verbales ante auditorio y la expresión de los conceptos manejados no se proponían como “herramientas de defensa a ultranza de lo de uno” (en cuanto sacrosanto creador o artista) sino como vía para asumir que se puede crear con la duda, el compromiso a plazo de entrega, la búsqueda de documentación y la preparación de informes o un documento formal en contenido, estructura y presencia (proyecto propiamente dicho), siendo así que, estos valores (no especialmente cultivados en estas áreas, eminentemente prácticas) se sumaban a lo que sí se reconoce como un valor indubitable: el sustrato artístico con el que llega cualquier alumno de Bellas Artes al último año de su estancia en la carrera.
      Y a pesar pues de la pésima opinión que algún alumno haya podido ir acumulando sobre lo acertado de la elección de sus estudios y sobre los que temporalmente somos responsables de su formación e ilusiones –por desgracia muchas veces con razón-, el trabajo así, en realidad, forja al profesor y añade una dimensión nueva a las capacidades artísticas de la mayor parte de ellos.
2.2 Actitud y creación
      Con planteamientos como los que acabo de exponer, y responsable de un grupo de “Proyectos II” desde su inicio, con un número de alumnos cuya media a lo largo de trece años se puede establecer entre sesenta y sesenta y cinco, la asunción del papel de alguien que no impone, que escucha, acompaña, opina y, en algunos casos, enseña, ha supuesto la enorme satisfacción de haber contribuido a la afirmación, experimentación y apertura en libertad de líneas expresivas y de trabajo creativo de al menos unas cuantas personas en cada curso académico. Nunca es algo absoluto ni todos los miembros de un grupo viven su particular búsqueda personal de la misma manera en el breve plazo de un curso, ni el profesor debe dedicarse exclusivamente a las personalidades más interesantes y creativas; como profesor, su trato, entrega y exigencias fundadas es responsable por igual ante todos los componentes del mismo, y eso lo debe llevar, también, al momento de la evaluación y de las calificaciones, a la objetividad en el día a día.
      Además de las actitudes, aspecto, cuidado de imagen y comportamiento público- el profesor opina, cree, piensa que…, le parece, etc., intentando ponerse siempre en lugar del otro en lo que supone esfuerzo por clarificar ideas y facilitar los medios de materializarlas. De ello mi afirmación convencida de que el profesor se forma con los alumnos, sin que por eso pueda aceptarse que dimita del desempeño de su función como autoridad: el que sabe y conoce, no el que manda.
      Con independencia de que en su recuerdo personal permanezca la admiración y el respeto por personalidades, obras desarrolladas y actitudes, que dado su papel ha debido valorar y calificar, sus propios criterios y gusto personal en lo creativo no han debido mediatizar sus opiniones a la hora de emitir juicios que se traduzcan en calificaciones para un expediente académico. En contra de opiniones muy extendidas no se califica al artista creador que se sea o pueda llegar a ser, se valoran sus resultados dentro de un programa que se supone va a favor de su madurez y formación teniendo el arte y su práctica como fondo, y en todo lo que implica libertad de elección, de expresión y medios. De ello que no siempre el brillo académico determine el éxito posterior; finalizada la estructura de apoyo (los estudios reglados) hay personas que no saben qué hacer y otras que, en cambio, florecen en libertad, aun cuando la propia estructura del sistema académico, y a la contra, les haya podido servir de banco de pruebas para templar su propia determinación, carácter y estilo.
      En tal contexto, el recuerdo que conservaba de su paso por la clase era que se trataba de una persona bien educada, contenida –quizá- en un halo de nocturnidad, sensación de origen impreciso posiblemente fijada en mi memoria a raíz de las charlas mantenidas en el aula y reforzada por la visión de su último trabajo del curso2. Estos, presentados a lo largo del período lectivo destacaban, en mi opinión, por lo cuidado y bien escrito de los documentos (cuando lo hacía), así como por lo libre y sugerentemente oscuro de sus temas, variados y de muy buena factura técnica y de presentación, atractivos e inquietantes, como, por ejemplo el que en el blog citado aparece bajo el título “Cuento al deseo”3, también visto en la clase. Sobre el estadillo en el que hacía las anotaciones de todas las entregas de trabajos del grupo, calificaciones, trimestres, etc., veo que no fue el alumno más destacado en la calificación final, aunque estaba entre ellos en todos los trabajos de creación.
      Tal estadillo era mi modo de compartir y mostrar mis criterios de valoración y calificación; me obligaba –obliga- a llevarlo al día y como información accesible a todos los miembros del grupo en el Campus Virtual UCM. Intentando la objetividad en los juicios y la equidad en las valoraciones, tal objeto siempre me hace recordar lo complejo del propósito y lo complicado de su realización; quizá por ello una de las cosas que pronto aprendí en mi periplo docente fue que un artista devenido en profesor no debe serlo en su clase –no únicamente-, sus tendencias y gustos no deben ser modelo y referencia con la que medir el trabajo de sus ocasionales y sólo temporalmente alumnos.
      Y deberá  asumir que en algunos momentos tendrá al otro lado de la mesa a personas valiosas a las que tiene que evaluar -en algunos casos serán posibles artistas en ciernes como los que él nunca llegará a ser en varias vidas- y que incluso, si es de espíritu mezquino, comerse en silencio su envidia y curarse en soledad de tan indigno sentimiento, especialmente dañino para quienes son sus víctimas en cualquier ámbito de la creación o de la vida, y también para él mismo, como muy bien retrata Fiódor Dostoyevski4. Menciono esto porque es más frecuente de lo que podría creerse en el ámbito de las facultades de Bellas Artes (diría que en todas en las que la creación o el virtuosismo florece o es una aspiración) el frustrado artista y mal profesor trunca verdaderas vocaciones o las persigue y tortura por todos los medios a su alcance mientras permanecen bajo su férula.
3. Iván MIEDHO
Mind Industrial of Echo and Disorder Hate and Obsessive
      Una laguna temporal de seis años me trajo al presente el hecho de que Iván MIEDHO –con esa identidad adoptada- había sido alumno en mi grupo de docencia durante el curso 2008-2009. El recuerdo suyo que antes he mencionado se reforzaba en cuanto evidencia de su discreción y su nada ruidosa o discordante presencia. He tenido que recorrer la Web y leer sobre él y en sus escritos para hacerme una idea mejor sobre el artista y su alter ego.
      En “Entrevista al artista Iván MIEDHO”5, y a la pregunta de la periodista Victoria Acero ¿Quién es MIEDHO?, respondía: “MIEDHO es el resultado de un mundo que tiene como bandera la imagen, hoy en día estamos influenciados prácticamente las 24 horas del día. El nombre MIEDHO es un acrónimo y también refleja un estado de ánimo, por un lado Mind Industrial of Echo; corresponde a un sentimiento de desgana, es lo más parecido a ser un autómata, comes, bebes y vives por inercia. Por otro lado Disorder Hate and Obsessive es la respuesta más animal, la impotencia de no poder romper con la rueda que nos tiene esclavizados.”
      M ánimo, mente, cerebro, cabeza (pensamientos), juicio I industrial, laboral E eco, resonancia, imitación, resonar, hacer eco, repetir, reflejar algo D desorden, desordenado, trastornado, indisciplinado, descontrolado H odiar, lamentar, sentir, detestar, odio O obsesivo, obseso.
      De un diccionario de escritorio (ordenador) intercalo en las letras que conforman el acrónimo los significados en español, y lo observo…, encontrando –para mí- que si a la primera impresión de ese apellido que completa una nueva identidad responde una máscara de cierto hieratismo y autocontrol impuesto, mi añadido remite más a lo que me parece una imagen de decisión, voluntad, rebeldía y propósito firme de cambio, posiblemente sin reparar en medios si con ello se acerca a su objetivo artístico tomando, incluso, lo incierto como un acicate aún mayor de motivación. Quizá por eso estimo que no es del todo casual, en el juego de identidades, comportamientos e imágenes que despliega, la elección del penacho de la noche, cual Sitting Bull6 redivivo, en su retrato de iris enmascarados. Y la referencia no es una soterrada crítica al tocado del artista sino una llamada al interés de la personalidad y liderazgo del personaje histórico.
      Sin demasiada consideración por mi parte, en mensaje de 11 de junio de 2014, entre otras preguntas, le escribía:
4 – En tu vídeo “Dream of an incubo – Doble pareja”, de 2009 ya tratabas el tema del doble, ¿Es mucho más tarde cuando adoptas el acrónimo MIEDHO? ¿Pretendes con ello que el que lo pronuncia se quede con su sonido en español y, como he leído en algún sitio de la Web, guarde en su subconsciente la palabra “miedo”, asociada a tu creación plástica o general?
6 – En la secuencia de todas las palabras que lo componen -en inglés- [mind. industrial. (of) echo. (and) disorder. hate. (and) obsessive] pareces mostrar más de lo que uno encuentra intentando componer un significado lógico en español que quizá no esté en tu ánimo facilitar, pero no puedo dejar de preguntarte, pues he dedicado un largo tiempo a buscar una frase o definición que las englobe, si ello supone la base de tu actitud y propósito frente a la sociedad  y el arte.
      Y en su contestación,
4 y 6 – El acrónimo MIEDHO ya existía antes de la creación del video. Hubo en un momento de mi vida en que de alguna manera me obsesioné con el miedo, sus distintas manifestaciones y el poder que otorga al que lo infunde. El miedo puede ser la conclusión de un ideal político radicalizado o puede ser la preferencia y el gusto sobre una moda en particular. Se ha hablado mucho sobre la teoría del miedo en la sociedad moderna. Quizás el ejemplo más cercano es el de E.E.U.U. Esto también es posible gracias a la carencia de cultura que todos podemos sufrir en distintos campos. El miedo genera impotencia, genera odio y genera una conducta mecánica. En el acrónimo quise que se reflejara todos estos significados y a la vez que fuera algo sencillo y fácil de recordar para el habla hispano con el fonema miedo. Espero o pretendo que las personas que lleguen a conocer mi trabajo se pregunten el porqué de mi nombre en algún momento. Es esa actitud a donde quiero enfocar toda mi labor artística. A la pregunta, a ser más reflexivos y que de alguna manera creo que está ligada con el aprendizaje, y por tanto con el saber y la cultura. Ser personas más maduras y más libres. La respuesta es sí. Es mi actitud y propósito frente a la sociedad y el arte.
3.1. Miedo
      Quienquiera que se haya asomado al abismo sabe algo más del miedo que los comunes de los mortales. No duda ya que es el compañero inevitable, el verdadero otro que no nos abandona en ningún momento, nuestro gemelo invisible, usurero del valor, la sinceridad, la apertura…, todo aquello que durante el día nos han enseñado y que especies en negro inculcan como virtudes y que en su iniquidad no son más que puertas abiertas, defensas derribadas para que campen a través de ellas sus criaturas que hollan, violentan y agostan campos vírgenes, esperanzas de sueño, ilusiones de vida. Los efectos de sus acciones, cual dementores7, dejan a las personas en poco más que una cáscara sin voluntad propia, juguetes dóciles, bases fieles a sus designios.
      Quizá el miedo más común sea el de la pérdida, pero el más irracional sea el que anida en lo incomprensible, el que no resiste la racionalidad –de sus imágenes hablamos también aquí. Sin duda alguna, quien, por dramáticas, tristes u oscuras razones ha mirado a lo insondable lleva consigo la certeza de que es una puerta abierta -pozo sin tapa ni brocal-, llamada permanente que le protege contra el miedo worthless (sin valor, inútil), el que provoca el temor a perder lo poco o mucho que posee, aunque al mismo tiempo tiña su vida de una singular y profunda tristeza. Una pareja, una familia, unos hijos, una ilusión, un trabajo o una posesión vienen a ser talismanes que le protegen/privan de una paz deseada que para su pesar un día vislumbró; si los tiene y sabe del verdadero miedo, los defenderá sin cobardía ni menoscabo de su dignidad, con valentía, sabiendo que lo derecho se tuerce y que lo muy duro se quiebra8, y que en realidad no tiene nada más que a sí mismo.
      En el libro para el que nace este prólogo, en la contraportada de la sobrecubierta, se ofrece este texto, que se supone del propio Iván MIEDHO:
¿Cuándo fue la última vez que os mirásteis al espejo? ¿Cuándo fue la última vez que mirásteis en vuestro interior? Recorrer los miles de pasillos oscuros, abrir las habitaciones prohibidas, difuminar vuestros límites, cambiar las reglas. Es tan difícil.
Siempre está el guardián que dictamina y obedecéis. Os amenaza con sueños rotos y miles de fantasmas. Os engaña con esperanzas y os da miel para dormir. Cualquier cosa para mirar hacia otro lado, para no pensar en quiénes sois, en qué os habéis convertido, cómo de patéticas e insignificantes son vuestras vidas. Vuestra parte más oscura siempre intenta ocultarse tras una sonrisa.
Vuestras ambiciones se disfrazan con buenos modales. Vuestros actos se justifican con amor. Con miedo de perder toda la basura que habéis acumulado con los años. Ese es el reflejo que os devuelve el espejo. Hoy os falta algo que ansiáis. Una vida que alguien os prometió de pequeños. Pero el reflejo es duro y solamente muestra verdad.
“Vamos a bailar entre tu fuego, mi alcohol, en nuestro abismo, en nuestro rincón, mintiendo, contando secretos, disimulando aprecio, vendiendo sueños.”
Hoy tenéis en vuestras manos una verdad a medias. Un libro donde todo es falso y a la vez es verdad. Vuestros ojos mirarán y leerán una vida alternativa. De alguien que podría ser cualquiera.
Estáis atravesando un espejo maldito de donde salen demasiados fantasmas. Bienvenidos al mundo de vuestras pesadillas.
      Una advertencia sobre lo que se puede encontrar en la lectura de este libro con la mirada sincera del espíritu, en sus textos, en sus imágenes, en sus evocaciones.
4. Courageless
      En su versión objetual –libro- “Courageless” es, en mi opinión, una apuesta contradictoria y, sin embargo, profundamente fiel al proyecto, como lo es, desde mi punto de vista, al ideario de su creador.
      La propia elección del nombre o título, “Courageless” (falta de valor según el autor), conlleva una afirmación de voluntad y de transgresión pues no hay falta de valentía o coraje en nada de lo que contiene y significa -o no la hay en su decisión- y sí, posiblemente, provocándolo en quien lee. En los títulos de la serie Doppeltgänger aparecen palabras en español, inglés y alemán. La barrera idiomática del significado puede provocar dudas, temores y cierto retraimiento: muestran significados que pueden no ser más que una broma, una imagen distorsionada de claves que sólo el autor conoce y que, a mi entender, inhiben el deseo de preguntar o de expresar curiosidad, evitando la imagen de iletrado o de no estar en la onda. En “6.1 Doppletgänger. Serie” me extiendo en análisis y consideraciones sobre ese aspecto de las obras por creer que raramente se presta demasiada atención a los títulos de las mismas y a lo velado de sus significados, con independencia de su trascendencia o no, asunto que en tiempos –y aún hoy para algunos artistas- tomaba un largo tiempo decidir.
      Respecto a las imágenes de la serie, ¿qué decir que no haya ido apareciendo en las sucesivas reseñas, críticas, comentarios o consideraciones técnicas y procesuales? Aunque ella –Kel Báthory, en Sol de Medianoche.blogspot- habla de las obras “Eidolon” y del libro M.I.E.D.H.O. (Ver nota 13), sus palabras, y sobre todo, su actitud a la hora de afrontarlas son extrapolables a esta nueva entrega de Iván MIEDHO.
En lo que a mí respecta, el conocimiento de la serie original revive lo expresado al final de “6.1 Doppletgänger. Serie” abundando en el hecho de que su carácter digital facilita el escalar la serie al formato en que se ofrece, conservando por tanto todo su carácter: la calidad y el acierto compositivo, el equilibrio de los tonos, etc., pero, sobre todo lo inquietante de lo que sugieren, lo desasosegante de lo que pueden despertar o evocar en según qué tipo de observador –descontrol, sexo, experiencias sin fondo, soledad, introspección, ominosas pulsiones secretas, ¿abandono y locura ? ¿voyeurs desde nuestras secretas puertas de cobardías y miserias quizás?- por encima incluso de su estricto valor formal como imágenes de calidad por sí mismas, para mí incuestionables.
      La intencionalidad de resaltar lo dual en sus escritos de creación, no jugando con la traducción completa y sí ofreciéndolo en dos idiomas, uno para el título y otro para el texto, divide la atención y obliga al esfuerzo mental de relacionar lo que se ofrece y, desde luego a no ser un neófito en el estudio del inglés. Ese juego nada inocente que hace Iván MIEDHO fuerza a relacionar lo que está en otra lengua y divide la atención; en algunos casos, probablemente, provoque el temor -¿miedo?- de no llegar, de no captar el sentido que el autor ha querido darle a su decisión de no facilitar el acceso fácil: lées, sí, pero desde la puerta, sin traspasar del todo el umbral. Los textos cortos, escritos o relatos que pueden considerarse narraciones breves o reflexiones solipsistas prenden nuestra atención en su lectura.
      Por último, los ensayos de Iván MIEDHO -Adamastor y Baruch-, con los que se cierra el libro son dos trabajos literarios dedicados respectivamente a los artistas Onik Sahakian y Baruch Elron, en los que da muestra de su rigor y buen hacer cuando se trata de escribir sobre otros en el devenir que desde arte y la fantasía comparte, y en distinto momento vital.
– Onik Sahakian. Nació el 4 de diciembre de 1936 en Irán. Hijo de un visionario inventor y de una devota madre, familia de raíces ruso-armenias. “As a child, Onik’s creative genius took form in music, in particular dance, and in mastery of the piano. He was first exposed to artistry at his parent’s home, which was tastefully decorated with a vast repertoire of ornaments, paintings, and icons, richly influenced by the captivating colours and embellishments characteristic of Russian artwork. Vistis to Gregorian churches furnished with exquisite iconography and Orthodox lampadas bearing depictions and motifs in jewels and enamels, fostered in Onik an appreciation for intricate and the complex.”9
– Baruch Elron (1934–2006) fue un pintor israelí nacido en Bucarest (Rumanía) de una familia de judíos sefardíes, especialmente conocido por un estilo próximo al realismo fantástico. De un mundo creativo “…muy rico, variado y complejo. Podría definir su mundo como  surrealista, también fantástico, reformando antiguos conceptos y escenas, dando un aire moderno, conceptual y onírico.”10
5. Dualidad. Doble. El otro
      De la cualidad de lo dual, de la circunstancia de existir dos cosas de la misma clase, deriva una existencia que toma diversas formas y se manifiesta en muy diferentes momentos en nuestras vidas. Si es indudable que nacemos solos no es menos cierto que ya nunca lo volvemos a estar. O no del todo en absoluto. Con nuestro nacimiento y dependencia “nace” nuestro gemelo, el que teme no ser atendido, alimentado, cuidado, querido, aceptado…
      Del resumen en la Web del libro de José Antonio Marina “Anatomía del miedo”11 tomo prestados los dos fragmentos que siguen:
“El perspicaz Hobbes escribió una frase terrible que podríamos repetir todos: El día que yo nací, mi madre parió dos gemelos: yo y mi miedo. Así comienza este viaje al país del miedo donde aparecen los miedos normales y los miedos patológicos; se investiga por qué unas personas son más miedosas que otras; se analizan los miedos domésticos, los políticos y los religiosos; y, por último, se revisan las terapias más eficaces para luchar contra el temor. … Hasta aquí, éste es un libro de psicología. Pero el paisaje cambia cuando aparece un fenómeno que desborda la psicología y que nos separa de los animales: la valentía. El valiente siente miedo, pero actúa como debe «a pesar de él». Es lógico que todas las culturas hayan admirado el valor. ¡Nos sentiríamos tan libres si no estuviéramos tan asustados! Así, el libro que comienza siendo un estudio del miedo, se convierte en un tratado sobre la valentía.”
      En el segundo fragmento, y aunque no es el objeto principal de este escrito, se hace referencia al opuesto, al valiente, al otro que representa una virtud que en general no suele ser objeto de muchas controversias en cuanto que se considera una cualidad positiva, y que en este libro asoma también como una libre inclusión en su título y en uno de los relatos breves. Sí lo es en cambio lo que implica de el otro -que puede ser también yo-, que sea nuestro doble y que no traiga buenas intenciones. El miedo anida en lo incierto, en la pérdida, mira desde el interior, puede ser patólogico y puede conducir al pánico -miedo tan grande que puede llevar a la muerte-, y nunca se da o produce solo, va asociado a una situación, circunstancia, estado, etc., en la que siempre existe un opuesto: lo normal, agradable, justo, lógico, etc., externo al propio individuo, o no, como en el caso de los enfermos mentales.
      En la literatura, las artes plásticas, artes escénicas, cine, poesía y otras tiene sitio y representación. En la obra de Iván MIEDHO es una constante que en cierto modo es su principal seña de identidad, no en vano la lectura de su nombre y la de la palabra miedo, en nuestro idioma, suenan igual y, como él mismo dice, procura con ello que siempre sea un recordatorio latente. De su cultivo como imagen gótica en algunos de sus relatos parecen recrearse climas de ese ámbito, como también en la preparación de él o de sus colaboradores y modelos para sus creaciones con procesos mixtos que suele presentar como series cortas de estampación digital (Ver las que forman parte de la incluída en este libro).
      Imagen, fantasma, espíritu, doble… En la literatura aparece el eidolon, que según la mitología griega y la teosofía es una copia astral de un difunto y que los antiguos griegos lo imaginaban como un doble fantasmal de la forma humana12. Se creía que se originaba tras el ingreso del difunto al Hades, lugar donde el espíritu del difunto perdía su identidad, y su espíritu volaba como un eidolon indeterminado, en forma de imagen descarnada13. Bajo ciertas condiciones un eidolon puede aparecerse también a los vivos. Sin ser rigorista puede decirse que su versión germánica toma el nombre de doppleganger, y representa el doble fantasmagórico de una14 persona viva. Los Doppelgänger aparecen en varias obras literarias de ciencia ficción y fantasía, en las cuales son un tipo de metamorfo que imita a una persona o especie en particular por alguna razón, generalmente nefasta15.
      En Plinio el Joven se encuentra ya una referencia al eidolon o fantasma, y en la mitología, el folclore, la literatura y el arte –en especial el cinematográfico-, su protagonismo, presencia referencias, etc., son bien numerosas, dando lugar incluso a géneros especializados con infinidad de seguidores y aficionados. Baste citar, grosso modo, algunos ejemplos relacionados con este apartado:
El Horla (1887). Guy de Maupassant, relato; El retrato de Dorian Gray (1890). Oscar Wilde, novela; El Doble (1866). Fiódor Dostoyevski, novela; El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1885). Robert Louis Stevenson, novela; El otro, incluido en El libro de arena (1975). Jorge Luis Borges, relato; El club de la lucha (1996). Chuck Palahniuk, novela; Otra vuelta de tuerca (1896). Henry James, relato; El Otro (The Other) (1972). Robert Mulligan, película; Doppelganger (1993). Avi Nesher, película; Suspense (The Innocents) (1961). Jack Clayton, película; Inseparables (Dead Ringers) (1988). David Cronenberg, película.
6. DOPPLETGÄNGER*
      DOPPLETGÄNGER es el nombre o título de un proyecto expositivo de Iván MIEDHO. Se compone de grupos de obras que por compartir características comunes conforman series dentro del total de quince que la completan como conjunto al que da nombre.
      En soporte fotográfico final representa por medio de la figura humana –modelos y colaboradores en soledad o en pareja, entre los que asume él mismo ese papel-, indefinibles pero inquietantes estados de ánimo para el espectador que los percibe con cierto desasosiego, sin el menor atisbo de indiferencia. Entre ellas se presenta un homenaje escenificado por Iván MIEDHO y la modelo Carla Nieto a la memoria del poeta romántico tardío rumano Mihai Eminescu (15 de enero de 1850 – 15 de junio de 1889) en un momento de su relación con Veronica Micle, que será su musa en poemas dedicados a un amor ideal.
      Como digo, ninguna de las imágenes que exhibe en la/s serie/s deja indiferente, creyendo yo que si en el ánimo del creador está el provocar resonancias en el interior del observador, lo consigue sobradamente. Sin el efectismo directo, sin la materia directa de la pintura o el polvillo del carbón, con los recursos que utiliza (Ver 6.1 y 6.2), los valores reales por medio de la imagen fotográfica están presentes, evocados, y así también el espectador lo percibe y lo siente. Y lo mismo ocurre con los gestos familiares del dibujo, de la pincelada; en la espalda, en el rostro o en las manos de esas representaciones.
      En mi opinión, la potencia visual de sus imágenes, lo dramático e intenso de ellas –miradas, gestos congelados a punto de estallar- radica, en gran parte, al homenaje que hace o creo ver, a imágenes del cine16. Pero miedo, miedo real, el miedo, por ejemplo, que realmente se siente en pasajes de películas como The Innocents17, no se percibe ni –pienso- es deseable lograr. Creo para mí que a pesar del lema común y la recurrente referencia indirecta al miedo en las obras de esta serie, lo que predomina sobre cualquier otra cosa es su capacidad de mantener a quien la contempla parado y reflexivo, en comunicación de espíritu a espíritu.
6.1 Doppletgänger. Serie
      Recoge el libro las imágenes de la serie “Doppletgänger” (Doble andante), compuesta por quince obras. Que se sepa, se expuso completa por primera vez18 en el Centro Cultural Príncipe de Asturias, Majadahonda, durante la segunda quincena del mes de mayo y la primera del mes de junio de 2014. Al parecer es una serie que el autor considera cerrada y no tiene prevista una ampliación, si bien es posible que trabajos posteriores puedan recordarla o hacer referencia a ella.
      En línea con su modo de entender el arte, Iván MIEDHO juega con significados en los títulos de las obras que figuraron en el catálogo de la exposición, atrayendo la curiosidad del espectador que, normalmente, busca –buscamos- relaciones literales en lo que leemos. Así, “Ba-bi–re-pa-se-vi”, “Dope s”, “H. R. Sweet”, “Lady Dadá”, “Regnägtleppod” y “Omega” puede decirse que no tienen traducción, con todo nuestro cerebro quiera buscar sentido a las sílabas del primer título, lea “droga” en plural en el segundo, evoque –si lo sabe- a Herman Royden Sweet (estadounidense, autoridad en botánica y profesor de biología) o el éxito del grupo Inner Circle “Sweet” en el tercero, piense sonriendo en Lady Gaga (cantante pop) y en el movimiento Dadá en el cuarto, dude de su conocimiento de idiomas con la escritura invertida del título de la serie en el quinto, o se vaya con la mente a la etología y sus animales sociales cuando la intención del autor puede haber sido la de evocar el nombre de Dios –Alfa (el Principio) y Omega (el Fin)- con la segunda letra griega.
      Sí admite el autor al hablar de la serie que se traduzcan  “Doppeltgänger”, “Sweet Art”, “ Live for the Glory”, “I´m the fake art”, “Star”, “Pink and Red”, “B.S. Lucky”, “Candy Art”, “Live for the pause” como “Doble andante”, “Arte dulce”, “Vivir para la gloria”, “Yo soy el falso arte”, “Estrella”, “Rosa y rojo” (sacrificando la referencia que se hace a la cantante pop actual Pink), y es que gusta de jugar con significados absurdos que pueden no llevar a sitio alguno, palabras que hacen referencia a la música comercial actual, juegos verbales, y también –pienso yo- palabras cultas o frases comunes de/en otro/s idioma/s, con cierta intención irónica remitiéndose, según él lo ve,  a lo “…sumamente falso y traicionero del arte”19. Así, dando por sentado lo que para el creador está en su ámbito personal, se respetan las grafías que utiliza cuando se trata del título de una obra, publicación o evento, aún cuando por tratarse de su significado concreto se recurra a la representación de la palabra tal y como se muestra en el diccionario correspondiente.
      Sobre la exposición, Héctor Martínez Sanz, escritor y filósofo, en su día20 escribió:
“La propuesta Doppeltgänger va un paso más allá de anteriores series. Fotografía y pintura como ámbitos en los que MIEDHO ha plasmado su discurso vienen a fundirse en la obra dentro de este nuevo trabajo. Una forma evolutiva de la técnica y el material hasta ahora empleados, como dobles el uno del otro, disolviendo los límites de ambas esferas creativas. Mediante procesos de digitalización el artista logra fundir el acrílico y la fotografía hecha por separado del modelo, de modo que dónde creemos percibir una sola figuración, en verdad están las figuraciones de la pintura y la fotografía. Esto es, la propuesta cabe ser entendida, no sólo como representación de una deformación, ese doble social/íntimo del discurso, sino también como el solapamiento de dos disciplinas hasta hoy segregadas. Pretensión, si cabe decirlo, de los no puristas que subrayan y buscan explorar las posibilidades expresivas de las formas de mestizaje artístico, y al caso, de las basadas en la imagen, integrándolas en un discurso reflexivo y crítico. Es, sí, el que se ve a sí mismo, y también, por qué no, el que se representa a sí mismo en un desdoble pintura/fotografía.”
      Y en mi propia visita, animado por las palabras de Héctor Martínez Sanz que había leído en la invitación a la inauguración en días pasados, busqué con interés los detalles que él destacaba esperando encontrar, además, valores más cercanos en lo que es la asunción de los conceptos aprendidos en la tradición de las Bellas Artes en el recuerdo renovado cada curso en el aula con la mención recurrente de Henri Cartier-Bresson, -formado en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes (París)- y de los creadores que incorporan la fotografía como medio y como fin, pero que enriquecen el recurso –y la obra- con la visión y capacidades adquiridas en la práctica de la pintura y el dibujo.
      En mensaje personal a Iván MIEDHO, sobre la exposición, le comenté:
Me alegró verla con tranquilidad, nunca posible en un día de inauguración, de ahí que, aún pensando en asistir ese día, al final no lo hice. Me pareció una obra de interés en su conjunto, inquietante, atractiva, misteriosa, si bien, para mí, la mejor serie dentro de las quince la constituyen las cinco de fondo azul, aunque todos los que presentas en blanco y negro me parecen muy buenos.
Me pasé un buen rato pegado a varias de ellas, buscando los rastros de las herramientas digitales -si lo son- y descubriendo el muy buen gesto en el dibujo y en su resultado final. Quizá, para mí, la presentación en ese tamaño y el contorno negro podría pensarse, pero ésta es solo mi opinión del momento, no una crítica en absoluto.
6.2 Doppletgänger. Proceso y técnicas
      El método que aplica Iván MIEDHO en su producción artística parece firmemente enraizado en la propia practica de la creación proyectual. Si al principio, hablando de asignaturas y planes de estudios, resaltaba lo de la creación planificada al mencionar la entrada del proyecto en el ámbito del Dibujo, la Escultura y la Pintura, quería introducir una crítica dirigida a la propia universidad en general -no sólo por la consabida endogamia, imposible de extirpar al parecer-, donde la supuesta excelencia del intelecto se supedita, muy poco gallardamente, a pequeños poderes establecidos armados alrededor de nada elevados intereses educativos, laxos con la ética y camufladamente inconsecuentes con la responsabilidad de su papel, cicateros en medios  y condiciones materiales.
      El nuevo enfoque suponía el admitir y procurar el papel de la palabra en el hecho creativo, y no sólo en su utilidad y necesidad en documentos, estudios, presupuestos, memorias e informes, sino en una nueva actitud abierta, crítica, reflexiva y, desde luego, creadora –afortunadamente el mayor capital existente en el alumnado-, de ahí que el “nuevo artista”, a sus capacidades, debería unir la de prever, analizar, planificar, organizar, dirigir, redactar, presentar, elegir personas y formar equipos, etc.; al fin y al cabo proyecto es plan, adelanto de lo que será y aún no es. Tal actitud, meta a lograr por parte de cualquier docente en esa materia, gravemente condicionada por lo expuesto en el primer párrafo, se dejó a la buena disposición y esfuerzo de quienes fueron/fuimos responsables de estos grupos, en algunos casos de un número que sobrepasaba toda lógica.
      Para mí, con esta colaboración constato que Iván MIEDHO, abarca muchas facetas, y crea también reservando poemas y escritos que expone en su blog, esperando, quizá el momento en que todos sus elementos y equipo estén a punto para abordar una exposición o una nueva publicación, como en este caso. Su visión sensible y el dominio de la imagen fotográfica, el color, la composición, el encuadre, las grafías y las texturas –amén de la pose, el gesto entre natural, contenido y enfático, y la representación, sabiendo estar él mismo cuando se presenta como obra o modelo para ella- es un magnífico ejemplo de lo que se puede esperar y raramente vemos si no salimos de nuestras, cada vez más sobrecargadas, tareas docentes.
      De su obra plástica que se recoge en este libro como imágenes -Serie Doppletgänger-, y conectando con el final del apartado anterior, recurro de nuevo a las preguntas que le hice sobre las impresiones recibidas viendo las imágenes que acompañaban a un mensaje, y al editarlas en mi ordenador. Y es que, defensor de los valores que aporta Bellas Artes, pero también el de los nuevos métodos que implica el proyecto, me preguntaba antes de visitar la exposición de Majadahonda sobre la secuencia del uso de medios y técnicas en las creaciones de su serie. Así, le planteé:
1 – ¿Trabajas preferentemente en soporte digital?
2 – Cuando leí el escrito de Héctor Martínez Sanz en la invitación a la exposición de Majadahonda me quedé con la idea de que vería “originales” en soporte tradicional y, aunque he visto impresiones digitales, sigo pensando que esas obras existen pero no las has expuesto, ¿o estoy equivocado?
3 – Si no estoy confundido has utilizado pintura corporal, fotografía, impresión o/y tranferencia de imagen (?)…¿Podrías contarme un poco algo sobre el proceso seguido?
 Siendo estas sus respuestas:
1 – La verdad es que me siento muy cómodo trabajando en este formato y siempre estoy intentando combinarlo con técnicas más tradicionales, pero no es mi único marco de trabajo. Ahora mismo estoy desarrollando otro proyecto de pintura, basado en la mujer vista como un producto de comercialización. Sin olvidarme de la deformación del ser humano en el mundo de la imagen, vuelvo a recuperar al personaje Lady Dadá. En las pinturas que estoy haciendo, quiero dar la sensación de que el modelo posa para una fotografía. Te adjunto en este correo una de las pinturas que compondrá la serie, seguramente la concluya el año que viene.
2 y 3 – La serie Doppeltgänger, por el modo en el que ha sido trabajado, es necesario un soporte de impresión digital, por tanto, lo que vistes son los originales, las primeras impresiones. El primer proceso de la serie Doppeltgänger es el más artesanal y tradicional. Lo que primero realicé fue el fondo. Unos lienzos pintados de azules, ocres, y grises. Después el modelo es pintado, pero no con pintura corporal sino acrílica. No me gusta la textura que da la pintura corporal, es plana y suave y no estaba buscando eso. Quería algo matérico, que generase confusión al espectador y que no supiera si lo que está viendo es una fotografía o una pintura. Después de tener fondo y modelo pintados a la manera tradicional, ambos son fotografiados. Aquí es cuando comienza la parte final y la que le otorga el carácter digital. Ya en ordenador, mediante programas de edición de fotografía, mi trabajo consistió en pintar digitalmente. Simulando mi gesto con el pincel digital y mezclándolo junto con el original del modelo. El contar con una parte artesanal pintada ayuda a que la pincelada digital se camufle y de paso a la fotografía. El resultado es lo que viste en la exposición.
6.3 Relatos o escritos breves
      Los escritos breves o relatos que se incluyen en “Courageless”, cada uno en una página y en un orden que se cree es el que se refleja en la lista que sigue tienen, para mí, el mismo interés que sus obras visuales -en imagen fija, móvil, o de propia presencia, ¿performativa a veces? ¿de ininteligible intencionalidad otras?- pues su lectura evoca imágenes, sentidos y situaciones. Aficionado al cine y a la lectura, con el paso del tiempo y la experiencia laboral con adultos creativos en su año final de carrera, se ha ido afirmando en mí la fuerte convicción de que el arte, en cualquiera de sus manifestaciones no es sólo asequible y disfrutable por la sensibilidad de alma a alma y la educación, si no, y además, por el intelecto diverso criado inadvertidamente en el simple vivir –consciente o no-, la observación casual pero perceptiva, la común curiosidad, el mero disfrute de una ocasional ráfaga de viento…Y lo digo así por lo que implica la existencia en el imaginario individual de ese archivo de imágenes y situaciones que a veces son las que “completan” la obra en la observación del trabajo de un autor, y por el creador mismo si es poseedor de ese talante al que se alude y lo ofrece de ese modo.
Escritos / Relatos. Relación de títulos:
01 – Welcome Everyone To Your Nightmare
02 – Story to the Desire21
03 – I’m Wide Awake the More I Sleep
04 – The Doll of Feet of Fire
05 – Eidolon
06 – The Dream of a Dream Impossible
07 – Self Portrait?22
08 – Crystals in the Mind
09 – The Witch23
10 – Illness
11 – Tears of Moon
12 – Song of lies24
13 – Spark of a Future
14 – The Ghost in the Mirror
15 – Cold Blue
16 – Eyeless
17 – The Word of God
18 – Absolution25
19 – Idol Workship
20 – Shooting to Oblivion
21 – Courageless
22 – When the Heart is Transformed
23 – Letter from a Saint for a Ignorant
      Sólo como ejemplo de su versatilidad creativa y su capacidad de planificar y componer he cotejado algunos archivos de su blog en los que, perfectamente ordenados y documentados conviven, en cada post o entrada, algunas imágenes con los textos de creación que comparten la página. Después de haber leído con anterioridad todos los relatos incluídos en el libro bajo títulos en inglés  -e identificar algunos, con variaciones en su texto o/y título-, me reafirmo en lo dicho arriba, recomendando a quien lo desee la visita a su web, experiencia de mayor acercamiento a los procesos y estrategias del artista. Y respecto a ellos su detenida y relajada lectura.
7. Conclusión*
      Y si en mi opinión he llegado hasta aquí pretendiendo objetividad, y no he sobrepasado en exceso la línea que la separa del panegírico, añadiré que, para mí, la firme elección que ha tomado de hacerse un hueco y permanecer en un mundo más atractivo en sus manifestaciones finales –las obras o/y sus expresiones- que en su día a día, posiblemente la duda –si aún la tuviese-  sobre lo acertado su paso lleve en sí la respuesta, en gran parte contenida en este libro.
      Desde mi punto de vista Iván MIEDHO ha elegido vivir en leyenda, camino que probablemente le aportará satisfacciones y nuevos fantasmas, amigos, enemigos, gloria y envidia. De entre todo el ruido que tendrá que aceptar y provocar, no es descartable la idea de que al final la compañía más cierta, segura, sea la del otro, su yo personal, su miedo, quizá a caballo entre su Madrid crepuscular y su particular y reservado Castillo de los Cárpatos26. Cual Melmoth27 contemporáneo en su twilight zone (zona en decadencia) que quiere revivir para mejor causa, deambulará entre estudios, saraos o eventos sociales, inauguraciones y mesas redondas, amén de otras tantas desconocidas, nocturnales, de especies elegidas que se dignan mostrarse ocasionalmente para invitar al miedo y a su disfrute, y entre las que él tiene su palabra, su imagen y su arte.
      En este extenso prólogo he intentado hacer un esbozo de la persona y del creador y su imagen partiendo de las circunstancias académicas y accidentales que, en mi opinión, pueden haber contribuido a determinar una personalidad que se expresa en su saber estar y en su obra. Es, precisamente en ella, en la que cabe esperar ver, percibir, sentir, cosas como las que cuenta Kel Báthory28 en su blog de 9 de abril de 2013: las de la mirada despojada de otros atributos que no sean la sinceridad en ofrecer y la sencillez en percibir, lo que conecta el espíritu del creador con el del espectador. La mirada del arte.
 

Madrid, 20 de junio de 2014
1 Metodología de la creación plástica y Lenguajes y técnicas.
2 Vídeo “Dream of an incubo-Doble pareja”. 2009. 3:35 min. Publicado el 23 de agosto de 2009 en http://artofmiedho.blogspot.com.es/?view=classic (Audio parcialmente tomado de Marilyn Manson. Para-noir”. 6:02 min. 11th track on the 2003 release The Golden Age of Grotesque).
3 Cuento al deseo 2009.
Publicado el 17 de septiembre en http://artofmiedho.blogspot.com.es/?view=classic.
4 Fiódor Dostoyevski lo retrata muy bien en un pasaje de una de sus novelas  en el que un crítico de arte, pintor fracasado, a su falta de genio une una gran capacidad para detectarlo en otros, lo que le lleva a sufrir –el propio personaje lo confiesa- verdaderos ataques de envidia, en particular hacia el pintor X que…
6 Consulta sobre el personaje histórico (y se aconseja su lectura) en http://es.wikipedia.org/wiki/Toro_Sentado
7 Harry Potter and the Prisoner of Azkaban. Joanne K. Rowling. Publicado el 8 de julio de 1999. Bloomsbury Publishing PLC. Classic ed edition (8 July 1999). http://es.harrypotter.wikia.com/wiki/Dementor– Se hace esta referencia este personaje ficticio por cree que es una de las figuras más tenebrosas y capaces de provocar verdadero miedo que ha dado el cine.
8 Hago una referencia muy libre al Tao Te Ching. Los libros del Tao. Lao Tse (2006). Madrid: Editorial Trotta.
10 De “Sobre Baruch Elron” por Iván MIEDHO (4 de junio de 2013). En “Courageless”. 2014.
11 Anatomía del miedo. José Antonio Marina. Editoral ANAGRAMA. 2006.
13 Ibidem.
15 Ibidem.
* Vocablo alemán que define el doble fantasmagórico de una persona viva: doppelgänger (doble andante). Iván MIEDHO opta por la forma primitiva “doppletgänger”: el que camina al lado,utilizada en 1796 por el escritor alemán Johann Paul Friedrich Richter, más conocido como Jean Paul (Wunsiedel, 21 de marzo de 1763 – Bayreuth, 14 de noviembre de 1825). Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Doppelgänger
16 Quizá al Gabinete del Doctor Caligari (1920). Dir.Robert Wiene, a Nosferatu (1922). Dir. W. Murnau, o, posiblemente al buen cine dedicado al terror y el misterio basado muchas veces en obras de grandes autores de la literatura.
17 Suspense (The Innocents) (1961). Dir. Jack Clayton. Sinopsis: Una puritana institutriz es contratada para hacerse cargo de la educación de dos niños huérfanos que viven en una apartada mansión rural. Pronto empieza a sospechar que los antiguos criados, muertos hace tiempo, ejercen todavía una perniciosa influencia en la vida de los niños. (Tomado de FILMAFFINITY)
18 De ellas, tres – “Sweet Art”, “Lady Dadá” y “Regnägtleppod”- ya fueron presentadas en noviembre de 2013 en la exposición colectiva del  I Salón Neo-simbolista de la V Semana Gótica de Madrid en el Museo de Arte y Tradiciones Populares de la Universidad Autónoma de Madrid, La Corrala. Se trataba de evocar el ambiente de los salones parisinos de finales del XIX, y su lema fue “Por la belleza y el espíritu en el arte”.
19 Así en mensaje personal de 19 de junio de 2014.
21 Publicado como “Cuento al deseo” en http://artofmiedho.blogspot.com.es/2009/09/cuento-al-deseo.html el 17 de septiembre de 2009.
22 Publicado como “Autorretrato” en http://artofmiedho.blogspot.com.es/2009/11/autorretrato.html el 1 de  noviembre de 2009.
23 Publicado como “El despertar y la luz“” en http://artofmiedho.blogspot.com.es/2012/07/el-despertar-y-la-luz.html  el 390 de julio de 2012.
24 Publicado como “Art of Pain” en http://artofmiedho.blogspot.com.es/2009/08/art-of-pain.html el 24th August 2009.
25 Publicado como “Sin título“” en http://artofmiedho.blogspot.com.es/2011/01/sin-titulo.html el 10 de enero de 2011.
* Después de mucho pensarlo he decidido no incluir al final de este prólogo, como colofón y apartado 8. Reflexión, el escrito de Iván MIEDHO que tuvo a bien remitirme como respuesta a mi demanda de datos y conceptos sobre su visión de las cosas y su mundo personal y creativo. Y lo hago con el convencimiento de que su sitio está en este libro, abriendo paso a las imágenes que incluye sobre la serie más recientemente exhibida –“Doppeltgänger”-, y se lo propongo con la sincera esperanza de que así lo decida.
26  En referencia a El castillo de los Cárpatos (Le Château des Carpathes). Julio Verne. Publicada en Magasin d’Education et de Récréation, Editorial Hetzel. 1892.
27 Melmoth the Wanderer. Charles Robert Maturin (25 September 1782–30 October 1824). Obra publicada en 1820.
28 Martes, 9 de abril de 2013. Hablando del libro M.I.E.D.H.O. (Publicado el 28 de febrero de 2013), del que son autores Héctor Martínez Sanz, Diego Vadillo López, Bodgan Ater y el propio Iván MIEDHO http://soldemedianochee.blogspot.com.es/2013/04/miedho.html